Guía básica para elegir un nuevo PC de gaming

En este artículo analizamos los principales factores que debemos tener en cuenta cuando compremos un nuevo PC para gaming ya sea completo o por piezas.

Ordenadores de Gaming en PC Specialist

A la hora de elegir la configuración de un nuevo PC de gaming lo primero a tener en cuenta es el presupuesto que pretendamos gastar. Una vez tengamos claro cuánto queremos invertir, es importante repartir bien los fondos entre los distintos componentes. Si por ejemplo gastamos casi todo en el procesador y el resto del equipo es ruinoso, obtendremos mucho menos rendimiento que usando un procesador algo menos potente en un equipo más compensado.

Al final del artículo hay también algunas configuraciones de referencia según presupuesto.

Principales componentes de un PC para gaming

Procesador o CPU

Es el «corazón» del equipo. En esta guía puedes ver cuales son en mi opinión los mejores procesadores para gaming de 2021.

En el caso del gaming, durante los últimos años la relevancia del procesador ha pasado a un segundo plano en favor de las tarjetas gráficas, mucho más determinantes a la hora de que los juegos funcionen correctamente.

Debido a esto, para montar un buen ordenador con el que poder jugar a los últimos juegos no es necesario para nada el último modelo de procesador de gama alta. Un procesador de gama media como los AMD Ryzen 5 o Intel Core i5 deberían responder sobradamente durante unos cuantos años. Eso sí, lo adecuado es que sea un modelo más o menos moderno, ya que cada nueva generación de CPUs ofrece mayor rendimiento y es más eficiente energéticamente que la anterior.

No hay que olvidar que el procesador necesita de un disipador para mantenerse refrigerado. Algunos vienen con uno de serie, pero generalmente no es así.

Procesador de AMD con disipador integrado.
Procesador de AMD con disipador de serie.

Placa base

La placa base o placa madre es lo que une todos los demás componentes. Lo primero al elegir una es asegurarnos de que sea compatible con el socket y el chipset del procesador elegido. Una placa para procesadores antiguos probablemente no valdrá para los nuevos y, por supuesto, una de Intel nunca valdrá para AMD, y viceversa.

Las placas base suelen incluir de serie bastantes opciones que según nuestra configuración pueden ser prescindibles, como los gráficos integrados o puertos duales de PCI Express para instalar dos tarjetas gráficas en lugar de una.

Lo adecuado es buscar qué chipset es el óptimo para nuestro procesador y elegir una placa moderna que se adecúe a las necesidades del equipo que vayamos a montar sin muchos extras. No es necesario que compremos una placa capaz de usar 128 GB de RAM si solo vamos a ponerle 16.

También hay que valorar si tenemos pensado hacer overclocking, ya que algunas placas de gama media y baja no ofrecen soporte para esta característica.

En cuanto a la marca, yo personalmente suelo decantarme por las placas de marca Gigabyte o Asus. Pero eso es cuestión de gustos.

Tarjeta gráfica o GPU

Sin duda la parte más relevante a la hora de montar un ordenador de gaming actual es la GPU. El aspecto gráfico es en el que más avanzan los juegos año a año, por lo que la gráfica es el componente que antes puede quedarse obsoleto.

Por mi parte siempre he usado tarjetas de Nvidia, aunque las AMD Radeon deberían de dar también buenos resultados. Personalmente, a la hora de actualizar mi equipo, suelo comprar siempre gráficas de gama media de la última generación.

La tecnología avanza muy rápido, y suele ser mucho más interesante tener una GPU un poco menos potente y sustituirla antes, que comprar una más cara para mantenerla a largo plazo.

A la hora de elegir una gráfica es también importante tener en cuenta la resolución del monitor que vayamos a usar. Para una gráfica es mucho más sencillo procesar gráficos en 1080p que en 4K. Así que si optamos por resoluciones muy altas también necesitaremos invertir más en la GPU.

Si nos decidimos por usar una gráfica integrada en la CPU en vez de una dedicada, debemos tener en cuenta que seguramente no tenga la capacidad necesaria para la mayoría de juegos actuales.

Memoria RAM

Para que un equipo no quede obsoleto pronto es recomendable ponerle al menos 16GB de RAM, que es lo que cada vez más a menudo requieren los juegos modernos.

Debemos tener en cuenta también la frecuencia de los módulos que usemos. Con una mayor frecuencia la memoria funcionará más rápido. Pero si hay que elegir entre más RAM o más frecuencia la mejor opción suele ser siempre más RAM.

No hay que pasar por alto que el tipo y frecuencia de la RAM que decidamos usar debe ser compatible con la placa que hayamos elegido.

Discos duros

Lo pongo en plural porque yo suelo optar por tener un disco duro para el sistema operativo y los programas esenciales y otro para los juegos. De esta forma tengo el equipo un poco más ordenado y no tengo que reinstalar todo de cero en caso de tener que formatear.

Los discos duros en los que vayamos a instalar el sistema operativo o los programas deberán ser siempre SSD (Solid-state Drive). La diferencia en la velocidad de carga con respecto a los discos duros convencionales es abismal.

Para el disco del sistema operativo bastará con uno de 250 o 500 Gb. Podemos valorar utilizar un disco M.2, aunque la diferencia de velocidad no es muy grande con respecto a usar un SATA.

Para el disco duro en el que vayamos a instalar los juegos sí recomiendo uno de uno o dos Terabytes para no tener que estar continuamente liberando espacio.

Teniendo en cuenta calidad y precio yo suelo optar por modelos Samsung EVO para ambos discos.

Fuente de alimentación

La fuente de alimentación es la responsable de gestionar toda la energía del ordenador y es indispensable que sea capaz de cubrir las necesidades en vatios del resto del equipo.

También es importante valorar su eficiencia energética por el ahorro que puede suponer a largo plazo.

Para minimizar la cantidad de cables sobrantes dentro de la caja, es también muy recomendable optar por una fuente modular.

Caja o torre

Aquí, a parte de la estética, debemos tener en cuenta que sea una placa con buena ventilación y lo suficientemente amplia para la gráfica. Algunas tarjetas gráficas actuales son considerablemente grandes y por lo tanto incompatibles con cajas medianas o pequeñas.

Es interesante que tenga también puertos frontales actuales como USB 3.0 o Tipo C.

Tarjeta gráfica en un PC de gaming de 2021.
Una tarjeta gráfica de última generación alojada en una torre grande.

Configuraciones de PCs para gaming actualizadas en mayo de 2021

Estos son algunos ejemplos de configuraciones de distintos presupuestos que puedes usar como orientación.

Configuración de PC para gaming de gama alta (precio: unos 2300€)

Un ordenador con estas características estaría bastante por encima de la capacidad de cualquier consola del mercado.

Esta configuración es óptima para jugar en ultra a juegos gráficamente exigentes de última generación a altas resoluciones como 2K o 4K.

  • Procesador: Intel Core i7 11700K o AMD Ryzen 7 5800X.
  • Placa base: Placa base de gama alta de última generación. Por ejemplo una con el chipset Z590 para Intel o el X570 para AMD.
  • GPU: Nvidia GeForce RTX 3080 o AMD Radeon RX 6800.
  • RAM: 32 GB DDR4.
  • Discos duros: SSD 500 GB + SSD 2TB.

Configuración de PC para gaming de gama media (precio: unos 1400€)

Un equipo con estas características daría en gaming un rendimiento similar al de las nuevas consolas Xbox Series X|S o PS 5.

Esta configuración, aunque más cara, sería más versátil y potente que una consola de última generación y es capaz de correr cualquier juego nuevo con gráficos al máximo de calidad a 1080p sacando unos 60 FPS estables.

  • Procesador: Intel Core i5 11600K o AMD Ryzen 5 5600X.
  • Placa base: Placa base de gama media de última generación. Por ejemplo una con el chipset B560 para Intel o el A520 para AMD.
  • GPU: Nvidia GeForce RTX 3060 o AMD Radeon RX 5700.
  • RAM: 16 GB DDR4.
  • Discos duros: SSD 500 GB + SSD 1TB.

Configuración de PC de gamer de gama baja (precio: unos 1000€)

Este equipo andaría a medio camino entre la actual y la anterior generación de consolas.

Es válido para jugar en ultra a casi cualquier juego a 1080p salvo a los más exigentes gráficamente como Red Dead Redemption 2 o Cyberpunk 2077. Para jugar a estos juegos con una buena tasa de fotogramas será necesario reducir la calidad de imagen.

  • Procesador: Intel Core i5 11400F o AMD Ryzen 5 3600.
  • Placa base: Placa base de gama media. Por ejemplo una con el chipset B560 para Intel o el B450 para AMD.
  • GPU: Nvidia GeForce GTX 1660 SUPER o AMD Radeon RX 580.
  • RAM: 16 GB DDR4.
  • Discos duros: SSD 250 GB + SSD 1TB.

Ordenadores de gaming en PC Specialist

Ten en cuenta que son configuraciones totalmente orientativas pensadas para que ningún componente esté demasiado por debajo en rendimiento del resto.

En caso de preferir comprar un ordenador ya hecho, puedes usar estas referencias para hacerte una idea de qué rendimiento puedes esperar según el hardware del ordenador que elijas.

Recuerda que un equipo sin una tarjeta gráfica dedicada Nvidia, AMD o Intel no valdrá para jugar a juegos con gráficos en 3D complejos.


Ofertas en PC Componentes

Foto del autor

Vothrax

Tras pasar por el Spectrum y el Atari me estanqué como gamer de PC en los 90. Desde entonces he disfrutado de cientos de juegos en mi plataforma favorita.En 2020 decidí crear PCGamia.com para participar de una forma más activa en el mundo de una de mis principales aficiones.

¿Te ha gustado este artículo?

Si ha sido así te agradecemos que lo compartas.

Entradas relacionadas: