Análisis – Assassin’s Creed: Origins

Aunque Assassin’s Creed: Origins salió ya hace unos años, todavía se mantiene en buena forma. Supuso un cambio bastante radical con respecto a anteriores entregas de la saga. Tras la salida de Syndicate, en Ubisoft decidieron dar un nuevo enfoque a la serie, y esto alargó el tiempo de desarrollo de Origins.

Historia

El juego se desarrolla desde el punto de vista de tres personajes diferentes:

  • Bayek de Siwa: Es el último medjay (algo así como un policía) de Egipto. Siempre acompañado de su fiel águila Semu, busca a los miembros de la Orden de los Antiguos para vengar a su hijo, Khemu, asesinado algo antes de los acontecimientos del juego y al que podemos conocer en flashbacks.
  • Aya de Alejandría: De origen griego y egipcio, es la esposa de Bayek. Tras la muerte de su hijo, se alejó de Bayek para servir a Cleopatra en su lucha contra su tiránico hermano Ptolomeo.
  • Layla Hassan: Una antigua empleada de Industrias Abstergo, creadora de una versión portátil del Ánimus. Ella es la encargada de revivir los recuerdos de Bayek y Aya.

Assassin’s Creed Origins tiene lugar en el Egipto del año 49 AC, durante el reinado de Ptolomeo XIII. El faraón, asociado con la Orden de los Antiguos, gobierna con mano de hierro, ganándose la antipatía del pueblo y del medjay Bayek.

En su búsqueda de venganza, Bayek acude a su esposa Aya, quien le lleva a unirse a la rebelión que está llevando a cabo Cleopatra junto con sus aliados romanos, para derrocar al déspota Ptolomeo.

La Orden de los Antiguos (antecesora de los Templarios) resulta ser un enemigo terrible, con multitud agentes y aliados que pondrán muy difíciles las cosas al protagonista.

Bayek y Senu de Assassin's Creed: Origins
Bayek junto a su inseparable águila Senu y el Nilo detrás..

Mundo de juego

En el momento de su salida fue el Assassin’s Creed con el mapa más amplio. Engloba gran parte del norte de Egipto a una escala considerable. El mapa abarca una superficie total de unos 80km2.

Son varias las poblaciones que aparecen en el juego. Tendremos la oportunidad de visitar la enorme ciudad de Alejandría en toda su gloria, con su impresionante faro, su biblioteca y la tumba de Alejandro Magno; Menfis, capital del Imperio Antiguo y sus templos; Cirene, ciudad fundada por los griegos, con su arena de gladiadores y sus santuarios dedicados a los dioses helenos; o Krokodilopolis, centro del culto al dios cocodrilo Sobek. Además, hay cantidad de asentamientos más pequeños que merece la pena explorar. Cada población tiene una arquitectura característica según la cultura que la haya edificado. Ya sera esta la egipcia, la griega o la romana.

Todas las pirámides y tumbas son explorables. En algunas podrás encontrar algún tipo de puzle de plataformas que tendrás que resolver para poder avanzar.

Una de las cosas que más me ha sorprendido técnicamente es la distancia a la que el paisaje es visible en la lejanía. Si subes a un lugar alto podrás contemplar las pirámides y el Nilo con todo detalle desde kilómetros de distancia.

Aunque una parte ingente del mapa es desértica, transitar por ella a caballo o camello no se hace para nada aburrido. Podemos toparnos con tormentas de arena o encuentros aleatorios. Incluso si Bayek, el protagonista, se ve sometido al sol durante un tiempo, tendrá alucinaciones de lo más variopinto, tales como oasis que desaparecen al acercarnos, lluvias de insectos, personajes misteriosos o cometas que caen del cielo.

Senu vuela hacia las pirámides
Senu vuela hacia las pirámides con el faro de Alejandría al fondo.

En Assassin’s Creed: Origins hay, como es costumbre en esta saga, varios tipos de coleccionables. Su número no es muy alto y hacerte con ellos resultará algo más sencillo que en entregas anteriores:

  • Círculos de Piedra: Hay 12 Círculos de Piedra repartidos por el mapa. En ellos tendrás que localizar constelaciones en el cielo nocturno. Cuando hayas resuelto todos completarás la misión «La Promesa de Bayek», y tendrás acceso a una zona especial bajo la Gran Esfinge de Guiza.

  • Acertijos de Papiros: Puedes encontrar 25 diferentes y cada uno revela la localización de un tesoro escondido.

  • Refugios del Ermitaño: Tan sólo hay 5. Son lugares en los que Bayek se sentará a meditar para ganar un punto de talento. Al completar todos ganaremos el logro «Palabras de Sabiduría».

  • Tumbas Antiguas: Como he comentado antes, todas las pirámides y tumbas son explorables. Al final de cada una encontrarás una tabla antigua. Leerlas también otorgará un punto de talento al personaje.

  • Tesoros: Hay bastantes repartidos por el mapa. Podrás encontrarlos principalmente en campamentos de bandidos, fortalezas enemigas y bajo el agua. Puedes localizarlos fácilmente usando la vista de águila de Senu.

  • Atalayas: Como en todos los Assassin’s Creed, hay atalayas a las que tendremos que subir para revelar los puntos de interés de cada zona.

Jugabilidad

Al igual que sus predecesores, Assassin’s Creed: Origins es un juego en mundo abierto de acción, aventura y sigilo en tercera persona. El protagonista va completando misiones para avanzar en la historia y obtener recompensas. También hay multitud de misiones secundarias no ligadas directamente a la trama principal.

Una de las primeras diferencias que notamos con respecto a juegos anteriores de Assassin’s Creed es la ausencia de minimapa. En su lugar encontramos una línea en la parte superior que hace las veces de brújula.

El botón de correr también ha desaparecido, tanto a pie como montado, la velocidad del personaje se adaptará a las circunstancias que le rodeen.

La vista de águila ha sido mejorada: Ahora disponemos de un águila de verdad para avistar los objetivos. Podremos controlar a Senu y sobrevolar las zonas en las que queramos adentrarnos, resaltando a los enemigos y tesoros que pudiese haber en ellas.

El sistema de combate también difiere de los anteriores títulos. El contraataque a desaparecido. Para poder evitar ataques enemigos dispondremos de un escudo, especialmente útil contra las flechas, y también podremos esquivar ataques y ponernos rápidamente a la espalda del objetivo. En Origins también podremos enfrentarnos a nuestros enemigos a lomos de una montura.

Bayek a punto de enfrentarse a un enemigo
Bayek a punto de enfrentarse a un enemigo.

Hay dos tipos de monturas diferentes: Camellos, más resistentes, o caballos, más veloces. A la larga suelen resultar más eficientes los caballos. Más adelante también podremos hacernos con carros de guerra. De todos ellos hay una gran variedad, de calidades normal, raras o legendarias, que iremos desbloqueado a lo largo del juego.

El equipamiento también puede ser normal, raro o legendario. Lo iremos adquiriendo completando misiones o encontrando tesoros, y puede ser aumentado al nivel del personaje en un artesano. Otras partes del equipo las tendrás que mejorar tú mismo usando pieles de animales, madera y metales. Las primeras las obtendrás cazando. Y las segundas principalmente asaltando caravanas enemigas. Además puedes conseguir estos materiales desmontando equipo que no te sirva.

Existe un tercer material, los cristales de carbono, encontrados principalmente en tumbas o cofres bien protegidos. Con ellos podrás subir tu equipo al nivel máximo.

El juego tiene un sistema de niveles del 1 al 40. Según vayas subiendo a Bayek, podrás usar armas más poderosas e irás ganando puntos para usar en el árbol de talentos. Éste consta de tres ramas: Cazador, orientado a la lucha a distancia; Guerrero, para mejorar nuestras habilidades cuerpo a cuerpo; y vidente, que aumentará nuestras capacidades en situaciones de sigilo.

Árbol de talentos de Assassin's Creed: Origins
Árbol de talentos de Assassin’s Creed: Origins.

Origins también cuenta con batallas navales, aunque en esta ocasión son muy limitadas con respecto a títulos como Black Flag.

Además de las misiones principales y secundarias, la exploración de tumbas, la búsqueda de tesoros y eliminar a los capitanes de los asentamientos enemigos, Bayek podrá participar en violentas carreras de cuadrigas o enfrentarse a gladiadores en la arena.

Requisitos del sistema

Requisitos mínimos

  • CPU: Intel Core i5-2400s 2.5 GHz / AMD FX-6350 3.9 GHz
  • RAM: 6 GB
  • SO: Windows 7 SP1 (64) en adelante.
  • Gráfica: Nvidia GTX 660 / AMD R9 270 (2 GB de RAM).

Requisitos recomendados

  • CPU: Intel Core i7- 3770 3.5 GHz / AMD FX-8350 4.0 GHz
  • RAM: 8 GB
  • SO: Windows 7 SP1 (64) en adelante.
  • Gráfica: Nvidia GTX 760 / AMD R9 280X (3 GB de RAM)

· Página web oficial de Assassin’s Creed Origins.

Assassin's Creed: Origins

8.3

Gráficos

9.3/10

Jugabilidad

8.0/10

Historia

7.5/10

Pros

  • Galopar por los parajes de Egipto
  • La gran cantidad de misiones y actividades secundarias

Contras

  • Los personajes carecen del carisma que tienen protagonistas de títulos anteriores

Compartir:

Entradas recomendadas: