Ofertas de accesorios y hardware en PC Componentes

Análisis de Kingdom Come: Deliverance

Kingdom Come: Deliverance es la muestra de lo que puede ser capaz de hacer un estudio pequeño con esfuerzo, dedicación y un objetivo claro. En el siguiente análisis repasaremos las principales características de esta joya de los videojuegos independientes.

Nos encontramos ante un RPG medieval realista que tiene lugar en la Bohemia (actual República Checa) de principios del siglo XV. Fue creado por la compañía checa independiente Warhorse Studios y financiado a través de kickstarter. Aunque en un principio tuvo algunos bugs que dificultaban mucho su jugabilidad, estos se han ido resolviendo con el tiempo dejando un título de muy buena calidad.

Historia

Kindom Come: Deliverance narra una aventura ficticia contextualizada por hechos y lugares históricos.

En el juego encarnaremos a Henry, hijo y aprendiz del herrero de la pequeña población de Skalice (Bohemia). Al principio de la historia el joven no tiene mayor aspiración en la vida que aprender la profesión de su padre para sustituirle algún día.

Todo cambia para él cuando la guerra por el trono de Bohemia llega a las puertas de su casa. Para hacerse con el control de la región, el rey de Hungría y Croacia, Segismundo, envía una horda de mercenarios para hostigar a la población. De esta forma comenzará una historia de conspiraciones y venganza en la que acompañaremos al joven Henry, al que las circunstancias llevan de ser un sencillo aldeano a un respetado guerrero.

Henry, protagonista de Kingdom Come: Deliverance.
Henry, protagonista del juego.

Mundo de juego

Kingdom Come: Deliverance es un juego de mundo abierto. Es decir, que nos permite movernos libremente por su enorme mapeado, que recrea una parte de lo que actualmente es Chequia. Las poblaciones que podemos encontrar en él son versiones históricas de ciudades y pueblos reales que siguen existiendo en la actualidad.

Las zonas pobladas del juego, así como los campos y los frondosos bosques que los rodean, están llenos de vida y cuidados detalles.

Esparcidos por el mapa también abundan las misiones secundarias, los encuentros aleatorios y los tesoros escondidos.

Un aspecto interesante es que los PNJs actúan como personas reales, con horarios establecidos para dormir, comer o trabajar. Durante las oscuras noches del juego la mayoría de personajes dejarán sus tareas e irán a sus casas a descansar, dejando las calles de las ciudades prácticamente vacías.

Los paisajes de Bohemia.
Los campos y castillos de Bohemia.

Características

Pese a los múltiples bugs que hubo tras lanzarse Kingdom Come: Deliverance, la mayoría han sido parcheados con el tiempo. Las misiones funcionan bien y el rendimiento gráfico es muy bueno salvo alguna pequeña caída de los FPS en momentos determinados.

Evolución del personaje

Quizás la parte más interesante del juego sea la evolución de Henry. El protagonista empieza la aventura siendo un auténtico patán que no sabe ni luchar, ni leer, ni prácticamente nada. Poco a poco irá adquiriendo experiencia en el uso de las distintas habilidades (artesanía, conversación, combate, caza, sigilo…), y su pericia en ellas irá aumentando hasta llegar a ser un individuo considerablemente apto. También puedes conseguir mejorar las habilidades del personaje pagando a instructores o leyendo libros.

Uno de los puntos fuertes del juego es el sistema de diálogo. Según las habilidades del personaje y su vestimenta, puedes optar por resolver las conversaciones aprovechando su carisma, su dialéctica, o directamente intimidar al interlocutor. Dependiendo de las capacidades de tu personaje y las del PNJ con el que esté hablando variará cual es la opción óptima en cada momento.

Combate

El combate es quizás lo que menos me ha gustado de Kingdom Come: Deliverance. Si la lucha cuerpo a cuerpo en primera persona siempre se me hace un poco rara, en este caso además es algo engorrosa y lenta.

Para atacar tendremos que dirigir los golpes de Henry con el ratón a alguna zona desprotegida de la anatomía de su rival. El caso es que los enemigos parecen adivinar tus movimientos y suelen bloquear los ataques con facilidad. Para acertar un golpe en el blanco será necesario amagar ataques, poner mucha atención y tener una buena dosis de paciencia.

A diferencia de otros juegos, en este el protagonista no es una especie de superhéroe que puede con todo. Si te topas con un grupo de más de un par de enemigos bien equipados, la mejor opción es escapar al galope si no quieres que te rodeen y te machaquen.

Bandidos en Kingdom Come: Deliverance.
Tranquilos. Seguro que esto puede resolverse hablando.

Henry puede luchar tanto a caballo como a pie, aunque si combate montado es posible que le tiren al suelo. De ser así, el personaje estará expuesto hasta que se levante, y una vez lo haga deberá continuar la lucha a pie.

El juego cuenta con un buen arsenal de armas tanto a distancia como cuerpo a cuerpo con distinta velocidad y potencia. También podremos elegir entre llevar solo un arma pesada o una ligera con escudo para mayor protección.

Además, según vaya adquiriendo práctica en el combate, Henry también aprenderá combos y contraataques que podrá emplear en la batalla.

Para defendernos de los ataques enemigos podremos o bien pararlos con nuestro propio arma o escudo o retirarnos para contraatacar.

Aprender a utilizar el arco también puede ser algo complicado. Para disparar una sola flecha es necesario hacer todo el proceso de tensar, apuntar y disparar. Tendremos que hacer todo relativamente rápido o se perderá la tensión de la cuerda. Además, por defecto no existe ninguna referencia de a qué punto estamos apuntando exactamente, así que tendremos que visualizar nosotros mismos dónde se encuentra el centro de la pantalla.

Monturas

Dada la amplitud del territorio en el que se desarrolla la historia, es esencial hacerse lo antes posible con un caballo. (Siguiendo la historia principal nos regalarán uno básico relativamente temprano).

Además de facilitarnos el desplazamiento entre distintos lugares, las alforjas de nuestra montura serán un gran alivio a la hora de manejar el inventario.

En cuanto la economía lo permita, es recomendable hacerse con un corcel de calidad como el Caballo de Batalla Jenda y equiparlo bien. La mejora de tener un buen caballo es notable, especialmente en la lucha montada.

Henry montando a caballo en Kingdom Come: Deliverance.
Henry cabalgando a lomos de Jenda.

Supervivencia

Aunque Henry necesitará dormir y comer, no se trata de un juego de supervivencia extremo. Podemos encontrar múltiples opciones para satisfacer estas necesidades a lo largo del juego, y no suponen el menor inconveniente de cara a la jugabilidad.

Hay multitud de posadas en las que el protagonista podrá descansar por un módico precio, así como distintas casas en las que las buenas gentes de Bohemia le acogerán.

Para comer, encontraremos calderos de comida semiabandonados en cualquier población de los que podremos hacer uso sin problemas. Si aprieta el hambre en medio de la naturaleza, bastará con abastecernos de setas o frutos del camino o cazar.

Gráficos y sonido

El juego usa una versión modificada de Cryengine, uno de los pesos pesados de los motores gráficos de videojuegos. Se puede apreciar en la calidad de las iluminaciones y el rendimiento del juego pese a su alto nivel de detalle.

Kingdom Come: Deliverance cuenta además con un sistema de clima variable y ciclo entre el día y la noche. El juego es extremadamente realista en lo referente a la iluminación nocturna, así que si decidimos aventurarnos fuera de las poblaciones después del atardecer, es absolutamente necesario portar una antorcha.

El sonido ambiental y la banda sonora que nos acompañan durante la partida son también sobresalientes.

Hay que decir que las voces no están dobladas al español, aunque sí lo están el interfaz y los subtítulos.

Duración

Deliverance es un juego considerablemente largo. Si nos centramos en la historia principal y poco más, tardaremos unas 50 horas en llegar al desenlace. En caso de dedicarnos además a las actividades y misiones secundarias que ofrece, la partida completa puede superar las 100 horas con facilidad.

Conclusión

Kingdom Come: Deliverance es un juego entretenido, muy bien ambientado y lleno de mecánicas interesantes. Pese a haber sido creado por un estudio pequeño, está totalmente a la altura de las grandes producciones de videojuegos actuales.

Si eres aficionado a los juegos medievales o de mundo abierto, no deberías dejar pasar la oportunidad de probarlo.

Análisis de Kingdom Come: Deliverance

Kingdom Come: Deliverance

Nuestra valoración:

7.6

Gráficos y sonido
7.5
Jugabilidad
6.5
Historia
8
Contenidos
8.5

Tráiler

Requisitos de Kingdom Come: Deliverance en plataforma PC

Equipo mínimo:

  • CPU: Intel Core i5 2500K / AMD Phenom II X4 940
  • RAM: 8 GB
  • SO: Windows 7 o superior (64 bits)
  • Gráfica: Nvidia GeForce GTX 660, AMD Radeon HD 7870

Equipo recomendado:

  • CPU: Intel Core i7 3770 / AMD FX-8350
  • RAM: 16 GB
  • SO: Windows 7 o superior (64 bits)
  • Gráfica: Nvidia GeForce GTX 1060, AMD Radeon RX 580
Avatar de Vothrax

Ávido jugador de videojuegos desde hace más de 30 años y administrador de la web PCGamia.com desde 2020.


Consigue tus juegos más baratos en Eneba


¿Te ha gustado este artículo?

Si ha sido así te agradecemos que lo compartas.

Entradas relacionadas: