Consigue tus juegos más baratos en Eneba

Análisis de Hellblade: Senua’s Sacrifice

Hellblade nos pone en la piel de la guerrera celta Senua, que tras la muerte de su prometido a manos de invasores vikingos, decide embarcarse en una peligrosa misión a Helheim, el infierno de la mitología nórdica, para arrebatar el alma de su amado a la diosa Hela.

Para comenzar este análisis de ‘Hellblade’, el primero que escribo, quiero destacar que se trata de un título que no olvidarás una vez lo hayas jugado. Es una experiencia tremendamente intensa que recomiendo a todo aficionado al terror psicológico.

Historia

En ‘Hellblade’ veremos el mundo desde los ojos de Senua, una guerrera picta con graves problemas mentales y una percepción muy difusa de la realidad. Para el jugador es imposible separar qué parte de lo que sucede en el transcurso de la historia es real, y qué es fruto de la torturada mente de la protagonista.

El juego ocurre durante el siglo octavo. En ese tiempo tienen lugar las primeras incursiones vikingas en las Islas Británicas y una de ellas ha arrasado el poblado de Senua.

Además, Dillion, su prometido, ha sido sacrificado mediante el ritual del “águila de sangre” a la diosa Hela. Según las creencias, ahora el alma de su amado está esclavizada por la diosa de la muerte en sus dominios de Helheim.

Senua decide entonces liberar el alma de Dillion de Hela, para lo cual necesita llevar la cabeza del joven a lo más profundo del infierno nórdico.

Senua sostiene la cabeza de Dillion en Hellblade.
Senua sostiene la cabeza de Dillion.

Mundo de juego

Una de las muchas cosas que destacan en Hellblade: Senua’s Sacrfice es su ambientación. El juego cuenta con uno de los marcos escénicos más oscuros y deprimentes que he podido ver en un videojuego. Allá donde vayas, todo está plagado de muerte y putrefacción. Las diferentes zonas, yermas y despobladas, y toda la ambientación en general, trasladan al jugador una sensación de soledad y cierta angustia.

Casi al comenzar el juego, mediante una cinemática, nos advierten de una oscuridad que se propaga por el cuerpo de Senua y terminará por acabar con ella si fallamos demasiadas veces. No desvelaremos en qué medida esta “muerte permanente” afecta realmente al juego, pero es obvio que los diseñadores quieren que sintamos que el peligro es real.

El avance en ‘Hellblade’ es bastante lineal. Senua va recorriendo los distintos niveles resolviendo puzles y enfrentándose a diferentes grupos de enemigos. Al final de cada zona nos espera un jefe de nivel con origen también en la mitología nórdica.

Creo que haciendo el juego tipo “pasillo” y con opciones de movimiento muy limitadas, los desarrolladores buscan aumentar aún más la sensación de zozobra que intentan trasladar al jugador.

Gráficos y sonido

Gráficamente, el juego explota al máximo las capacidades del motor Unreal Engine 4. ‘Hellblade’ cuenta con unos personajes y escenarios muy realistas y detallados. La iluminación de la zonas, especialmente al aire libre, es portentosa.

El juego tiene además distintas mecánicas visuales muy interesantes, como portales que alteran la realidad al mirar tras ellos o cruzarlos.

Helheim en Hellblade: Senua's Sacrifice.
Hel en la lejanía…

El tratamiento del audio en el juego es sobresaliente. Además de una muy buena banda sonora y ambientación, durante el juego siempre están presentes las voces que, fruto de su locura, hablan en la cabeza de Senua, creando una sensación de tensión continua. Normalmente las voces increpan o intentan desanimar a la protagonista, aunque en otras ocasiones estas voces le dan pistas y nos ayudan a avanzar en la aventura.

Coleccionables

Los únicos coleccionables son 44 piedras rúnicas que irás encontrando por el camino, (algunas veces saliéndote un poco de él). Al interactuar con ellas escucharemos distintos pasajes de la mitología nórdica narrados por Druth (del que hablaremos más tarde). Si consigues activarlas todas, desbloquearás una escena alternativa poco antes del final del juego y el logro “Stories from the North“. Este logro es el único no vinculado a la historia principal, así que completándolo y finalizando la historia desbloquearás el 100% del juego.

Piedra rúnica en Hellblade.
Una de las piedras rúnicas que encontraremos en el juego.

Personajes

Como he mencionado antes, la protagonista de Hellblade es Senua, nativa de las Islas Orcadas, una hábil guerrera celta con un pasado truculento y graves problemas mentales.

Visualmente es uno de los personajes de videojuego más realistas y logrados que he visto. Sus animaciones son totalmente fluidas y sus gestos faciales añaden valor a la gran actuación de Melina Juergens, responsable de su interpretación.

Senua.
Senua.

Otro personaje determinante es Druth. Una especie de erudito celta que fue hecho prisionero por los vikingos hace tiempo y murió antes de los acontecimientos del juego. Él es quien compartió con Senua sus conocimientos sobre las costumbres y la mitología nórdicas. Durante el juego, a través de recuerdos y alucinaciones, guía a la protagonista en su aventura.

Características

Como he comentado antes, es un juego bastante lineal. En cierto modo sólo hay un camino a seguir. Lo único a tener en cuenta es si quieres hacerte con todas las piedras rúnicas debes prestar atención, ya que hay bastantes puntos a partir de los cuales no se puede volver atrás. Cuando me di cuenta de esto tuve que volver a empezar la partida de nuevo.

El sistema de combate es siempre cuerpo a cuerpo con espada. La lucha es bastante simple: Puedes usar bloqueo, evasión, golpe rápido y golpe fuerte. Una vez te haces con él, derrotar a los enemigos, incluso a los jefes, es bastante sencillo. Además tiene un modo opcional de dificultad adaptable que ajustará a los adversarios a tus capacidades.

Senua a punto de enfrentarse a un enemigo.
Senua se dispone a enfrentarse a un enemigo.

Los controles se manejan bastante bien con ratón y teclado y el seguimiento de la cámara en tercera persona es cómodo.

En cuanto a las cosas mejorables, hay muy poca variedad de enemigos y es sencillo pillar el truco a su IA. Quizás también podían haber hecho que Senua se desplazase un poco más rápido. A veces recorrer los mapas se hace algo tedioso.

Conclusión

Estamos ante una pequeña obra maestra del mundo del gaming que, si no te amedrentan su oscura ambientación y narrativa, recomiendo sin dudarlo.

Aunque su trama es muy intensa, el juego es relativamente corto: no se tarda más de diez horas en completarlo.

Desarrollo

Hellblade: Senua’s Sacrifice fue desarrollado por la compañía independiente Ninja Theory, que tras el éxito del juego fue adquirida por Microsoft. Para crearlo se empleó un equipo bastante pequeño, de apenas 20 desarrolladores. También contaron con asesoría especializada para mostrar la locura de Senua de una forma realista.

El personaje principal fue interpretado por la actriz alemana Melina Juergens, que pese a no tener experiencia previa, realizó una tarea excelente interpretando a Senua.

Hay una secuela, ‘Senua’s Saga: Hellblade II, en desarrollo. Se espera que ésta salga en 2022.

Tráiler

Requisitos de Hellblade en plataforma PC

Equipo mínimo:

  • CPU: Intel i5 3570K / AMD FX-8350
  • RAM: 8 GB
  • SO: Windows 7, 8 o 10
  • Gráfica: Nvidia GTX 770 2GB / AMD Radeon R9 280X 3GB

Equipo recomendado:

  • CPU: Intel Core i5-4690 / AMD FX-9370
  • RAM: 8 GB
  • SO: Windows 7, 8 o 10
  • Gráfica: Nvidia GTX 970 4GB / AMD Radeon R9 290X

Análisis de Hellblade: Senua’s Sacrifice

Hellblade: Senua’s Sacrifice

Nuestra valoración:

8.5

Gráficos y sonido
8.5
Jugabilidad
7.5
Historia
9.5

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo:


Ofertas de accesorios y hardware en PC Componentes

Entradas relacionadas:

2 comentarios en «Análisis de Hellblade: Senua’s Sacrifice»

Los comentarios están cerrados.

¡UN SEGUNDO!

Este es un sitio web independiente y nos vendría genial tu apoyo siguiéndonos en las redes. Además, en ellas publicamos un montón de cosas interesantes. ;)

 

FacebookSeguir

PCGamia.com

Holler Box